miércoles, 9 de mayo de 2012

Haría Extreme Medium

9 de mayo
Desde que se abrieron las inscripciones de la Haría Extreme en febrero y María se apuntó a la versión Medium, ya teníamos planeado que en mayo haríamos la carrera al completo en modo reconocimiento, en principio la idea era hacerlo en dos tramos (como yo lo hice el año pasado por mi cuenta), es decir, hacer un día Haría-Mala y otro día hacer Mala-Haría, por el hecho de que ella no estaba acostumbrada a hacer tiradas tan largas.

Mis entrenamientos para la Lavatrail impidieron hacer esas salidas y al final, viendo que la fecha está próxima, pues decidimos tomar este día libre y hacerla entera, despacio. A mí me venía bien para subir cuestas y trotar por el monte, que yo también participo en la Haría Extreme, pero la versión Ultra, todavía no tengo claro si haré parte del recorrido antes de la carrera, digamos que hay un tramo (la subida a Guinate) que me "acojona" por decirlo de algún modo y creo que prefiero enfrentarme a él en la carrera, que habrá equipo de rescate por si me despeño.......espero que no :-)

El día amaneció perfecto, un auténtico día para correr, apenas viento, y la temperatura prometía ser alta, mucho sol, por lo que cremita en cara, cuello y brazos para evitar quemaduras tan pronto y allí vamos rumbo a Haría.

En esta salida mi plan de suplementación consiste en isostar (0.5L), plátano, agua, un par de barritas por si las moscas y barra de proteínas para tomar una vez estemos de nuevo en Haría.

Comenzamos por las calles de Haría lentos para ir calentando, por suerte no hacía fresco, la temperatura era perfecta y antes de llegar al km1 siento mis piernas un poco "tontas", y me pregunto si tal vez ayer no debía haber corrido........un poco tarde para arreglar esto.

Primeros pasos por Haría

Una vez abandonamos el asfalto, que me mata las piernas con mis Trabuco 13, comenzamos un suave ascenso por senderos que son una delicia para los ojos, ya que esta isla es prácticamente árida, el hecho de correr por un entorno tan verde alegra y mucho la vista, lástima que todavía no ha llovido este año, esto estaría realmente precioso.


Llega a llover y tremenda estampa, no parece Lanzarote

Para el ascenso, que todavía tengo las piernas tontas, vamos andando, pero con prisa, ya que aunque no se aprecia bien en la foto, el ascenso es hasta arriba del todo por la zona izquierda, mucha pendiente, de hecho, el año pasado no recuerdo ver a gente corriendo por ahí el día de la carrera.


A mitad de la subida, al fondo Máguez

Poco a poco llegamos al lugar conocido por aquí como "el bosquecillo", la altura se nota, estamos a más de 600 metros de altura y la temperatura es más fresca, la verdad se está genial.

Mis Trabuco 13 cumplen 600km en lo alto del risco, dónde mejor que haciendo una ruta de montaña, feliz por pisar estos terrenos.

Aunque hace un poco de viento, vamos corriendo justo por los riscos, a escasos metros del borde (por donde transcurre la carrera) y la verdad impresiona, no me canso de venir por aquí, me encanta este lugar, la tontería de las piernas ya es historia, llevamos todavía 6km y ya hemos superado el primer obstáculo realmente chungo.

video

Las nubes nos acechan desde este punto, hace un poco de viento pero se soporta

A partir de aquí es bajada por lo que vamos un poco más rápido, aprovechamos el tramo de camino de tierra porque luego el sendero que nos lleva hasta Mala es muy malo para correr, mucha piedra suelta y muchas papeletas en la lotería de torcer tobillos, por lo que hay que aprovechar este tramo, rodamos felices a 5'/km.

El descenso a Mala carga y mucho los gemelos, al llegar al puente que cruza la carretera Órzola-Arrecife y pisar asfalto después de 11km por senderos de gloria, los gemelos se rebelan, por suerte, esta vez las pantorrilleras han hecho su trabajo y no he tenido ningún problema, pero el año pasado se me montó una cuerda en este punto y lo pasé mal durante un rato.

En Mala aprovechamos para hacer una parada, María va a probar el gel Hight5 a ver qué tal le sienta, yo hoy no traigo gel, tomo mi dosis de isostar, agua y seguimos rumbo a Arrieta.
El correr al nivel del mar es todo un lujo, el frescor de las olas rompiendo cuando hace un rato estaba a 600 metros es algo que sólo se vive en esta ruta, realmente lo que más me gusta de este recorrido es precisamente ese cambio de escenario cada pocos kilómetros.


Hace un rato estaba allí arriba, al fondo (derecha farola)

El recorrido de Mala a Arrieta es corto, pero el sendero no deja correr mucho debido a que es sobre lava en su mayor parte, y las piedras castigan y mucho los tobillos, se hace ameno gracias a que vas junto al océano.


Al fondo el Volcán de la Corona y justo debajo, como una Y invertida, la zona de ascenso que nos espera

Hasta ahora María no había pasado de 14.5km y ya antes de llegar a Arrieta supera su récord personal. Llevamos más de 2 horas y se empieza a notar el cansancio, el viento soplaba en contra desde Mala hasta Arrieta, pero por suerte como hoy vamos trotando, es indiferente.

Antes de llegar a Arrieta, está la Playa de la Garita, donde muchísima gente se estaba dando un baño, dan ganas de meterse en el agua, pero hay que seguir, nos dirigimos al saliente donde pondrán el avituallamiento de Arrieta y hacemos una mini parada para hacer fotos.


En Arrieta, al fondo los riscos donde estábamos 2h antes

En Arrieta pasamos por un supermercado para comprar una botella de Powerade fresquita que compartimos y otra de agua, también a compartir, fresquita, que nos vino de lujo, seguimos rumbo a nuestro destino, vamos más lentos, aunque tiene poca pendiente, es subida y vamos acercándonos poco a poco al muro que hay que sortear, 200 metros de desnivel en poco más de 800 metros de recorrido, ascenso que se hace cuando ya llevas 19km en las piernas, en la Ultra será peor, por lo que me voy preparando, mis recuerdos del año pasado por aquí son mucho dolor en los gemelos y sorteando senderistas.


Arrieta (izquierda) y Mala (al fondo derecha) antes de subir esto:


20 minutos nos llevó subir hasta las antenas del fondo

Una vez sorteado ese muro, que hay que escalar en algunos puntos y en otros es un auténtico rompepiernas, ya lo que viene es más fácil, casi todo en llano con ligeras subidas y bajadas, Haría está a menos de 3km, un ratito de nada que se hace largo porque sabemos que ya estamos llegando.

Tengo el placer de compartir con María un momento que no se olvida, el recorrer 21.1km, una media maratón, no ha sido ni el lugar ni la carrera adecuada, pero al menos, ya ha pasado esa distancia, técnicamente puede decir que ha hecho una media, es su primera vez y su cara lo decía todo.

Haría está ahí mismo, un burro nos da la bienvenida y vamos sorteando los últimos metros, ambos estamos cansados, por suerte las piernas se han portado, pero llevamos más de 3h y media y eso se nota.


Los que el 16 de junio hagan la Medium sabrán que al ver esto, les queda 1km

Al final, debido a que mientras corría tuve que atender una llamada telefónica (hablar por móvil mientras estás haciendo la Medium en el último kilómetro debería puntuar para algo) me equivoco entre las calles de Haría y al final, en lugar de entrar por la plaza por el lugar adecuado, lo hicimos por detrás, vamos, no hay mucha diferencia, pero bueno, me habría gustado hacerlo bien al final.

Estamos en Haría, objetivo cumplido, para mí ha sido recordar una carrera que disfruté mucho, para ella, saber lo que le espera el 16 de junio, ahora estiramientos y a volver a casa, que el sol aprieta y son casi las 2 de la tarde, han sido 3h40min pero ese es el cómputo global, en movimiento han sido 3h05min, que es el tiempo que yo hice la primera vez que corrí la Medium en modo reconocimiento, una semana antes de  la carrera. Hemos tenido muchas paradas para fotos y sobre todo ver el paisaje, que a veces había que parar y contemplar el paisaje y disfrutarlo.


A la sombra, pronto recorreré ese lugar con un dorsal

Track en Garmin Connect



2 comentarios:

  1. Genial ese entrenamiento. Mi asignatura pendiente aún es la montaña, es necesario tiempo. Está claro que para correr en montaña hay que entrenar en montaña y ahí lo has acertado hoy.
    Tiene que ser durísimo correr un ultra en Lanzarote con ese sol casi perpetuo. Fantástico entreno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan genial que fue el entrenamiento, dormí como un bebé y hoy las piernas estaban perfectas, pero hoy tocaba descanso.

      En cuanto al calor, mi caso es casi de estudio, porque cuanta más calor hace, mejor corro, el año pasado salía a correr 10-12km a las 2-3 de la tarde, en pleno verano, me dieron por caso perdido en el trabajo, de loco para arriba me tomaban, de todas formas, creo que este verano no lo repetiré ;-) (es que quiero llegar a casa a comer antes de las 16:00.......)

      Cuando pruebes la montaña, no querrás pisar asfalto nunca más, tenlo en cuenta.

      Eliminar